El hecho sucedió en pleno vuelo, cuando la mujer dormía con sus audífonos puestos. Según narra la víctima, despertó por una fuerte explosión y empezó a sentir que su rostro se quemaba.

El pánico se apoderó de los pasajeros que viajaban hacia Australia y la tripulación debió intervenir para evitar un caos mayor, pues los audífonos seguían botando chispas y fueron apagados con agua.

El humo con olor a plástico y cabello quemado se esparció por toda la cabina. Hasta el momento las autoridades australianas no han revelado la marca del dispositivo, pero atribuyen la responsabilidad del incidente a las baterías del equipo de audio.

¿Qué opinas de esto?

LARAZON.CO no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Este medio se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.