De acuerdo a informaciones provenientes de la compañía automovilística estadounidenses, General Motors, la operación en Venezuela fue suspendida después que autoridades de ese país confiscaran las instalaciones donde funcionan.

“La planta de GMV (General Motors Venezolana) fue inesperadamente confiscada por parte de las autoridades públicas, impidiendo las operaciones normales”, sostiene la compañía.

La multinacional además confirmó que las autoridades de esa nación han allanado sus plantas sin ninguna autorización y se apropiaron de vehículos que fueron “retirados ilegalmente de sus instalaciones”.

La decisión de finalizar operaciones por parte de la empresa afectará aproximadamente a 2.000 empleados, sin embargo, dejan claro que seguirán prestando el servicio de posventa.

General Motor se había instalado en el vecino país desde 1948, siendo pionera en el mercado de automóviles venezolano.

¿Qué opinas de esto?

LARAZON.CO no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Este medio se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.