María Antonia García/ Martín Elías

La periodista María Antonia García se volvió ‘famosa’ en Colombia tras el desafortunado accidente en el que falleció el cantante vallenato Martín Elías Díaz, todo por causa de una serie de publicaciones (consideradas por muchos como inapropiadas) en los que reprochaba el sentimiento de dolor de los colombianos “llorando la muerte del hijo de un asesino”.

La ‘valentía’ de García se derrumbó durante una entrevista en la que le cuestionaron por su actuar, considerando que los hijos eran responsables de lo que hacían o no sus padres. Esto generó (aparantemente) un cambio de parecer, pues en una reciente columna publicada en el diario ‘The New York Times’, de descarga en elogios hacia el joven cantante.

“Un comportamiento ejemplar, como padre de familia y como artista”,
cita un aparte del escrito.

Sin embargo en el mismo no existe la más mínima intención de reconocer su error y por el contrario sigue tratando de generar una conexión entre lo sucedido con Diomedes Díaz, la muerte de Doris Adriana Niño y el fallecimiento del cantautor de 26 años.

“Martín Elías trató de dejar en el pasado la huella criminal de su progenitor con un comportamiento ejemplar”, argumenta.

Incluso en algunos apartes se puede deducir que María Antonia García trata de buscar coincidencias entre la fecha muerte de Díaz Acosta y la de Doris Adriana, cuyo aniversario se cumple en mayo.

“El muchacho recogió los méritos artísticos heredados del patriarca tomando distancia de sus famosos excesos de drogas y alcohol”, escribió.

Finalmente cierra en un ataque frentero a los medios de comunicación, los cuales y según su parecer han llevado a “sucumbir la idolatría de Diomedes en el caribe colombiano” pues omiten de forma sistemática los feminicidios a pesar de que los casos se cuentan por cientos al año”

¿Qué opinas de esto?

LARAZON.CO no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Este medio se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.